Mi nombre es Marta Bernal, soy diseñadora gráfica especializada en identidad corporativa para coach y consultoras de negocios.

Como ya conté en la entrevista que me hizo Raquel hace menos de un mes, comencé como diseñadora gráfica freelance en el año 2012. Así que llevo unos 5 años en esta aventura del emprendimiento. El camino para llegar hasta aquí no ha sido tan fácil como parece, he tenido que cometer muchos errores y aprender de ellos.

La clave que me impulsó como profesional independiente fue desarrollar mi marca personal. Sin ella, a día de hoy, continuaría siendo una diseñadora gráfica más entre tanto profesionales que hay en mi sector o, incluso, estaría trabajando de cajera o dependienta en una tienda de ropa porque habría renunciado a mi sueño.

De eso quiero hablarte en el post de hoy y le doy las gracias a Raquel por darme la posibilidad de hacerlo.

¿Te gustaría tener una marca personal deslumbrante? Descarga ahora mismo los: “35 errores a evitar si quieres una marca personal que brille” 

¿Por qué apostar por tu marca personal?

Vivimos en un mercado saturado de profesionales independientes que luchan por hacerse un hueco. Para mi la competencia no es mala, ni mucho menos, sino todo lo contrario. Es una oportunidad que tenemos para mostrar nuestra personalidad y diferenciarnos del resto (sí sabemos aprovecharlo bien).

La marca personal es la herramienta perfecta para conseguir estos objetivos; mostrar al público quién eres y qué haces de forma diferente, para que finalmente decida contratarte a ti y no a la competencia.

No soy especialista en marketing, por eso no te voy a explicar qué es la marca personal y los beneficios que vas a obtener de ella. Te voy a contar mi propia experiencia para que veas cómo la marca personal puede ayudarte a ganar visibilidad en Internet.

Mis comienzos

Comencé en Septiembre de 2012, tras quedarme en paro me ofrecieron colaborar como autónoma para empresas con las que ya había trabajado por cuenta ajena, así que no lo pensé dos veces. Los primero años fueron muy duros pasaba hasta 12 horas delante del ordenador y apenas llegaba a cubrir mis gastos mínimos a final de mes.

Me convertí en diseñadora gráfica generalista, haciendo todo lo que me pedían los clientes con el único fin de generar ingresos. Realizaba trabajos de diseño, ilustración e incluso, fotografía. Un caos, la verdad, porque cada trabajo me llevaba horas de trabajo e incluso formación para poder sacarlos adelante.

Los clientes con los que trabajaba me elegían porque tenía unos precios bajos y no por la calidad de mis trabajos. Además, la captación de nuevos clientes venía siempre por el boca a boca. Mi página Web apenas tenía visitas y no estaba desarrollada con el objetivo de captar suscriptores ni solicitudes de presupuesto. Era un escaparate donde enseñaba mi porfolio de trabajos.

Todo esto me llevó a estar muy quemada, me estaba cansando de la situación. No comprendía porqué no mejoraba mi situación a pesar de llevar ya varios años como freelance. Incluso llegué a plantearme dejarlo todo y buscar trabajo por cuanta ajena.

Mi motivación para tomar las riendas de mi negocio

En 2014 conocí la noticia de que a finales de año iba a ser mamá. Esto fue mi motivación para cambiar lo que estaba haciendo y buscar solución. No podía seguir así, menos aún con una niña pequeña que dependería de mi y a la que tendría que enseñar a tomar decisiones para conseguir lo que uno desea en la vida.

Aproveché la baja maternal para formarme y revisar mi plan de negocios. Tomé medidas y comencé a aplicar cambios. Me dí cuenta de que mi principal problema estaba en que no había desarrollado mi marca personal y un plan de acción que me ayudara a conseguir los objetivos que me había propuesto.

Desarrollando mi marca

Me puse manos a la obrar a desarrollar mi marca, crear las estrategias de comunicación que la definen y fijar las acciones que iba a llevar a cabo para cumplir mis objetivos:

  1. Primero elaboré las estrategias que iba a seguir a partir de ese momento para alcanzar mis objetivos paso a paso.
  1. Tomé la decisión de buscar una especialización para diferenciarme de la competencia, así que me centré en identidad corporativa; rama del diseño que me apasiona y en la que no he parado de formarme desde que acabé mis estudios en el año 2008.
  1. Busqué un nicho al que dirigirme: Decidí ayudar a mujeres que, como yo, luchan día a día por sacar sus negocios adelante y el de otras personas. Por eso, me he centrado en trabajar con coach y consultoras de negocios.

Estos tres pasos eran claves para poder mostrar al mundo quién soy y qué hago, diferenciarme del resto de profesionales de mi sector y empezar a ganarme un hueco en el mercado.

Claro está, no basta solo con eso. Tenía que mostrar al público lo que hago y transmitir a través de mi comunicación verbal y visual quién soy, así como, las razones por las que deben elegirme a mi y no a la competencia. Para eso tuve que tomar otras dos decisiones más:

  1. Rediseñar la imagen visual de mi marca para poder comunicar al público la evolución que había dado mi negocio y yo misma en los últimos. Sí quieres saber más sobre porqué seleccioné los colores que tiene actualmente mi marca o el tipo de letra que utilizo, te invito a que leas este artículo donde hablo de ello.
  1. Lanzar un blog: Algo que jamás me había planteado pero esencial sí quería cumplir uno de los objetivos que me había propuesto; vender mis servicios online. Sí quiero hacerme un hueco en el mercado Online necesito tener un blog donde compartir contenido y mostrar al público mi conocimiento sobre mi especialidad. Así que publiqué mi blog en Octubre de 2016, en él escribo temas relacionados con la identidad corporativa o la imagen de marca.

 Ganando visibilidad

Es cierto que los cambios realizados me han llevado más tiempo de lo que pensaba; como mamá y emprendedora no pude realizar las acciones que me había planteado tan rápido como deseaba pero su aplicación ha tenido y sigue teniendo unos resultados positivos.

Gracias a desarrollar mi marca personal, tomar la decisión de especializarme y comenzar a escribir en mi blog hablando de mi especialidad estoy creando una comunidad de seguidoras a las que ayudo con mis post y contenidos, así como, con mis servicios de diseño.

La visibilidad que he ganado en este último año me está permitiendo realizar colaboraciones con profesionales como Raquel que tienen mucho que ofrecerme a nivel personal y profesional. Aprender de otras personas que tienen negocios que se complementan con el mío es fundamental para poder ayudar mejor al público al que me dirijo.

Incluso, gracias a mi marca personal y la visibilidad que he ganado con ella, he dado mi primera ponencia en un evento para emprendedores Online: del miedo a la acción. En él conocí a personas maravillosas que me han enseñado mucho y con las que he realizado colaboraciones, así como, nuevos proyectos que próximamente verán la luz 😉

¿Te gustaría tener una marca personal deslumbrante? Descarga ahora mismo los: “35 errores a evitar si quieres una marca personal que brille” 

¿Cuáles son las dificultades puedes encontrar por el camino?

A mi lo que más me costó fue saber qué tenía que comunicar al exterior. Tu marca personal tiene que transmitir al público quién eres, qué haces y cuales son tus valores, en definitiva, tiene que representarte.

Es un trabajo de autoconocimiento que cuesta llevar a cabo. A veces, surgen dudas sobre qué es lo que haces mejor o qué te representa realmente. Aparecen miedos y bloqueos mentales que te paralizan pero que cuando finalmente realizas aumenta tu conocimiento de ti mismo y aprendes a valorarte como profesional y persona.

Me ayudó hacer encuestas a familiares, amigos y antiguos clientes. Cuando recibí las respuestas a estas encuestas me sentí conmocionada y feliz por el resultado obtenidos. Ya que la mayoría hacía hincapié en mi profesionalidad y mi constancia en el trabajo.

Esto es un chute de autoestima que recomiendo a toda persona que se planteé emprender. Primero, porque tu marca tiene que mostrar quien eres y segundo porque aunque no lo creas hay muchos aspectos de ti que te diferencian de la competencia.

¿Qué recomendaciones te doy?

Sí te has planteado emprender y lanzar tu negocio adelante, desarrolla tu marca personal para diferenciarte de la competencia. En la era en la que vivimos, la marca personal es la clave para destacar en el mercado.

La especialización es primordial para poder hablar con conocimiento de una temática que te gusta y se te da bien. No podemos saber de todo, así que no te de miedo elegir una disciplina en la que especializarte.

No podemos complacer a todo el mundo. Por eso, te aconsejo que seas sincero contigo mismo y realiza una comunicación coherente con tu forma de ser. No intentes ser una persona sería sí no lo eres, saca lo mejor que tienes y muéstraselo a la gente. Sé natural, sé tu mismo y no intentes imitar a nadie porque te aseguro que hay personas a las que vas a gustar y con la que vas a trabajar cómodamente.

Ahora te toca a ti decirnos a Raquel y a mi sí ya te has lanzado a desarrollar tu marca personal y qué resultados has obtenido con ello. Y… si no es así ¿qué es lo que te impide definir tu propia marca?

Marta Bernal

Marta Bernal

Diseñadora Gráfica especializada en identidad corporativa

Diseñadora gráfica para coach y consultoras de negocios que quieren renovar su marca para mostrar todo su potencial a través de su imagen visual.

Únete a la comunidad de emprendedores y recibe ahora mismo el Mini Curso Gratuito “La Fórmula Ganadora de emprender online”