¡Hola mi querid@ lector!

¿Ya tienes una página web o un blog desde hace tiempo, pero aún no te convence la imagen que transmites?

Recuerdo que crear la primera versión de mi página web me llevó bastante tiempo.

Pasé muchos días aprendiendo a utilizar WordPress, luego escogiendo qué plantilla iba a utilizar, una de pago o una gratuita, investigando sobre plugins, escogiendo colores, tipografías, etc.

Sentía interminables tantos detalles que tenía que poner en su lugar y no podía hacer lo que realmente deseaba, escribir. Me costó mucho trabajo lanzar la versión básica, pero lo conseguí.

Y mi sorpresa fue, que al cumplir un año, sentía que ya no me identificaba con la imagen que tenía. Por lo mismo, tuve que hacer un restyling.

Si te encuentras en la misma situación y estás buscando refrescar la imagen a tu sitio web, puede ser que necesites hacer un restyling o en una medida más extrema, un rebranding.

¿No sabes cuál es la diferencia entre ambos? o ¿no sabes cómo llevar a cabo este proceso?

Tranquil@… hoy nos viene a visitar al blog, Edith Gómez, editora en Gananci para explicarnos la diferencia entre los dos conceptos y cómo podemos llevar a cabo una renovación a nuestra imagen de marca.

Te dejo con ella.

********************

Hoy día es posible encontrarnos con diversos consejos para emprender. Pero, muchas personas tienen la idea errónea de crear un negocio y creer que debe permanecer por siempre del mismo modo, sin introducir ningún tipo de cambios.

En un momento, las cosas quizás no continúen de manera exitosa, tal vez las ventas disminuyan, además de otros factores, por lo que la empresa podría estar en el punto de necesitar una renovación.

En estos momentos de confusión, surgen muchas preguntas como, por ejemplo, ¿es necesario que cambie la imagen de mi empresa? ¿Debo modificar la identidad de mi negocio? ¿Cómo podría hacer para que mi empresa sea exitosa nuevamente?

Antes de intentar responder estas preguntas, se debe tener presente lo que significa el restyling, o renovación de la marca.

¿Qué es restyling?

El restyling hace referencia al proceso por medio del cual se hace una renovación gráfica a la identidad de la empresa. El restyling es muy distinto al rebranding, ya que este caso se trata de generar cambios en la marca, e incluso modificar la denominación de la empresa.

En cambio, aplicando el restyling se realizan pequeñas modificaciones a la imagen que transmite la personalidad de la marca, por lo que se trata meramente de una actualización y no de un cambio completo.

En este proceso de restyling, o rediseño, se conservan los atributos que definen a la empresa, con el fin de reimpulsar dicha marca.

Muchas empresas recurren al restyling cuando las ventas no son tan exitosas como tal vez pudiesen haberlo sido en el pasado, cuando se necesita refrescar la identidad para hacerse notar en el mercado, el cual está lleno de competencia.

También es bueno hacer rediseño cuando los clientes son indiferentes a las acciones de la marca, tal como ignorar las newsletter, publicaciones en las redes sociales, o simplemente dejan de visitar el negocio.

En realidad, lo más recomendable es hacer el restyling a tiempo y no esperar que se presenten los problemas mencionados, sino mantener la frescura en todo momento.

Ahora bien, si aún tienes dudas sobre este asunto, porque no tienes claro si debes recurrir al restyling en este momento u otro, te comentaremos a continuación otros casos específicos en los cuales necesitas hacer leves modificaciones en la imagen de tu empresa.

¿Cuándo es el mejor momento para refrescar la imagen?

Ha transcurrido un largo período: desde el momento en el cual surgió la marca. Este es un motivo que nos dice de forma clara que se deben modificar los valores bajo los cuales fue creada, dado que el mercado está en constante movimiento a la par que la tecnología introduce nuevos cambios en la sociedad, por lo que la imagen de la empresa ha quedado atrás y ya no atrae. Es decir, cuando ha transcurrido mucho tiempo y la imagen ha permanecido sin ningún refrescamiento, entonces los clientes no se identifican ya con la imagen.

Para reimpulsar la empresa: sobre todo cuando se viven épocas difíciles en el plano económico, entonces se considera el rediseño para lograr enganchar a más personas y que la empresa nuevamente tome un papel protagónico dentro del mercado.

-Simplemente no te atrae la imagen empresarial: si esto ocurre, si tú no te identificas con tu propia marca y sientes incomodidad con su imagen, definitivamente se deben aplicar leves cambios.

-Introducir nuevos productos: modificar la actividad económica, o expandir la empresa. En estos casos también se requiere hacer restyling, sobre todo en el caso de expansión, ya que se necesita llegar y conectarse con un número mayor de público.

El restyling permite que las ventas permanezcan favorables, o se incrementen, además que se enfoca en atraer más usuarios y que estos sientan la necesidad de consumo. Si consideras que a tu empresa le está ocurriendo algunos de los casos necesarios, entonces es una verdadera señal de que debes renovar la imagen.

 Llegado a este punto, entonces la siguiente cuestión por resolver es cómo empezar a introducir estos cambios en nuestra empresa.

¿Cómo implementar el restyling?

1-Contar con la asesoría de un especialista: pues, tal vez existan amigos que deseen ayudar, y sean buenos utilizando programas de diseño, pero lo más beneficioso para la empresa es contratar los servicios de profesionales capacitados en diseño e imagen corporativa empresarial, es decir, un especialista que sepa realmente comprender el concepto que maneja la empresa y cómo aplicar cambios efectivos.

2-Crear un plan: previamente en el cual se plasmen los pasos a dar en este proceso de modificación en la imagen de la empresa. Además de esto, también es de suma relevancia considerar aspectos como las imágenes, los colores, las tipografías, entre otros.

3-El logo: no todo el tiempo debe ser cambiado, pues, este elemento contribuye a definir en parte el concepto de la empresa. En todo caso, el restyling también abarca la manera que emplea la empresa para comunicarse con sus clientes, la imagen que caracteriza a la empresa, el empaque de los productos, entre otros.

4-Toma en cuenta a los clientes: ya que son la pieza fundamental de la empresa, y con quienes deseamos establecer la conexión. Considerando la opinión de los clientes, o analizando detenidamente su comportamiento, es más fácil evitar pasos en falso.

5-Busca ideas en otras personas: evitando concentrarte solamente en las ideas que pudiese sugerir el personal de tu empresa. Por ello es importante contratar los servicios de una agencia especializada, ya que estudiar el concepto fuera del contexto puede arrojar otras ideas innovadoras.

6-Maneja una renovación que pueda perdurar: y que no necesite ser cambiada tan prontamente. Por ejemplo, es contraproducente que toda la imagen de una empresa se fundamente en una tendencia momentánea, ya que las modas pasan rápidamente y luego la empresa tendrá nuevamente dificultades para conectarse con el público, el cual podría posteriormente más bien manifestar rechazo.

Ahora que manejas esta información puedes determinar el momento preciso para emprender una renovación en la imagen de tu empresa, y la mejor forma de hacerlo.

Finalmente, lo más importante es tomar el momento idóneo para hacer restyling sin esperar, tal como hemos mencionado, que aparezcan los problemas, sino más bien mantener siempre una imagen fresca.

Edith Gómez

Edith Gómez

Editora en Gananci

Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Únete a la comunidad de emprendedores y recibe ahora mismo el Mini Curso Gratuito
“La Fórmula Ganadora de emprender online”